Contenido principal del artículo

María Teresa Aguado
UNED
España
https://orcid.org/0000-0002-8558-5954
Christine Sleeter
California State University Monterey Bay
Estados Unidos
https://orcid.org/0000-0002-4566-8149
Vol. 25 Núm. 3 (2021): Educación intercultural en la práctica escolar. Cómo hacerla posible, Monográfico, Páginas 1-5
Recibido: Nov 23, 2021 Aceptado: Nov 23, 2021 Publicado: Nov 23, 2021
Cómo citar

Resumen

La educación intercultural (o multicultural, término predominante en el ámbito norteamericano) se ha convertido en una expresión retórica que se utiliza con frecuencia en el ámbito académico y escolar para aludir a un modelo ideal, renovador, pero que no se asocia con prácticas reales desarrolladas en los centros escolares. En un estudio bibliométrico abordado recientemente se puso de evidencia la escasez de investigaciones sobre prácticas educativas vinculadas a la perspectiva intercultural. Para abordar las cuestiones referidas a diversidad cultural en educación, son relevantes las dimensiones que ya Banks (2003) identificó, que incluyen: 1) la integración de contenido, que se refiere a “la infusión de contenido étnico y cultural en el área temática” o disciplina; 2) el proceso de construcción del conocimiento, que se refiere a “la medida en que los profesores ayudan a los estudiantes a comprender, investigar y determinar cómo los supuestos culturales implícitos, los marcos de referencia, las perspectivas y los sesgos dentro de una disciplina influyen en las formas en que se construye el conocimiento dentro de ella”; 3) pedagogía de la equidad, en la que “los profesores modifican su enseñanza de manera que faciliten el logro académico de estudiantes de diversos grupos raciales, culturales, de género y de clase social” ; 4) reducción de prejuicios, que se refiere a “lecciones y actividades que los maestros usan para ayudar a los estudiantes a desarrollar actitudes positivas hacia diferentes grupos raciales, étnicos y culturales”; y 5) el empoderamiento de la cultura escolar y la estructura social, que se refiere a prácticas justas y equitativas de agrupar a los estudiantes, así como al clima escolar que impacta en el aprendizaje de los estudiantes. Estas ideas suenan maravillosas, pero ¿cómo se ven en la práctica?

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo