Contenido principal del artículo

Francisco Andujar Castillo
Dpto. de Historia, Geografía e Historia del Arte. Universidad de Almería
España
Núm. 29 (2002), DOSSIER, Páginas 7-25
DOI: https://doi.org/10.30827/cn.v0i29.1995
Recibido: mar 31, 2014
Derechos de autor

Resumen

Durante el reinado de Carlos III, y en especial en los años que transcurren entre 1762 y 1774, desde la Secretaría del Despacho de Guerra se impulsaron varias operaciones de ventas de empleos militares, utilizando para ello diversas modalidades venales. Una de las más singulares tuvo como escenario el Reino de Granada con el objetivo de reforzar su sistema defensivo costero sin gasto alguno para la hacienda real. El método consistió en evaluar los costes de las fortificaciones —baterías de costa, torres y atalayas— y buscar personas interesadas en correr con esos gastos, a cambio de los cuales el rey les entregaría sus correspondientes despachos de oficiales del ejército. Se trataba de cambiar dinero para obras defensivas por grados en el ejército: una operación financiera en la que el aspirante a un empleo en el ejército realizaba una fuerte inversión inicial que sería devuelta por el rey doblemente: en lo material, en forma de sueldos mensuales, y en lo social, en el prestigio de la carrera militar y los honores pertinentes, asimilados a la hidalguía, que correspondían a quienes desempeñasen empleos iguales o superiores al de capitán. En este trabajo se analiza el desarrollo de la operación venal, sus características, y la sociología de los compradores de los empleos militares.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo