Contenido principal del artículo

Juan Luis Castellano
Dpto. de Historia Moderna y de América. Universidad de Granada
España
Biografía
Núm. 25 (1998), DOSSIER, Páginas 93-109
DOI: https://doi.org/10.30827/cn.v0i25.2066
Recibido: Apr 2, 2014
Derechos de autor

Resumen

Uno de los axiomas más importantes del mercantilismo es que población es poder. Pero la monarquía de Felipe II considera que sólo es poder si los súbditos son leales a la fe católica. De ahí que se planifique, primero, la aculturación de los moriscos y, luego, su expulsión. El problema que se plantea, tras su repartición por la Corona de Castilla, es el vacío poblacional —la corona trata de cubrirlo con la repoblación— y el descenso de las rentas reales, asunto especialmente grave. Pues todos sabían que Granada en buena parte es territorio de frontera y que no podrá autofinanciar su defensa, simplemente porque no tenía recursos.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo