Contenido principal del artículo

Gabriel J. Fernández Adarve
Arquitecto. Máster en Tutela y Gestión del Patrimonio. Doctorando en Historia del Arte y Urbanismo. Profesor asociado de la Universidad de Granada. Dpto. de Expresión Gráfica Arquitectónica y en la Ingeniería.
España
Biografía
Nº 24 (2019), Legislación, Páginas 30-68
DOI: https://doi.org/10.30827/e-rph.v0i24.17876
Recibido: ene 7, 2021 Publicado: jul 16, 2019
Derechos de autor Cómo citar

Resumen

Pese a la adecuada atención prestada a la ciudad histórica desde los planes especiales
de final de los años 70, actualmente la relación del Conjunto Histórico de Granada con
el planeamiento urbanístico general y con el de protección aún está pendiente de ser
abordada de forma global y coherente. Los desajustes entre las declaraciones de Conjunto Histórico de 1993 y 2003 respecto a los PGOU de 1985 y 2001, y la afección de las leyes andaluzas de ordenación urbanística y de patrimonio histórico (LOUA-2002 y LPHA- 2007) están ralentizando la revisión de los ya obsoletos Planes Especiales Alhambra (1989) y Albaicín (1990). La participación en dos de estos documentos de revisión, el de la Alhambra-2013 y el Albaicín-2018 (éste unido al Sacromonte) nos permite tener una visión amplia de los problemas que afectan a este singular CH que incluye una parte declarada como Patrimonio Mundial y que posee un territorio de valor excepcional indisociable de la ciudad histórica. A partir del diagnóstico hecho para el Albaicín y el Sacromonte se hace una propuesta para la protección de los valores patrimoniales de todo el CH y su desarrollo como ciudad viva del siglo XXI pensada en primer lugar para sus residentes.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo