Contenido principal del artículo

Francisco Javier Martín Medina
Dpto. de Historia del Cristianismo. Facultad de Teología de Granada
España
Núm. 25 (1998), DOSSIER, Páginas 349-379
DOI: https://doi.org/10.30827/cn.v0i25.2078
Recibido: Apr 2, 2014
Derechos de autor

Resumen

En los últimos años del reinado de Felipe II tuvieron lugar unos sorprendentes hallazgos en la ciudad de Granada: las supuestas reliquias de los varones apostólicos y unos textos escritos sobre planchas de plomo que se autodefinían como revelados por la Virgen y Santiago a dos de sus discípulos. En ellos se exponían complejas doctrinas a modo de síntesis entre el cristianismo y el islam, que alababan la lengua y la cultura árabe como escogida por Dios, además de exaltar la figura del monarca católico. El impacto de estas invenciones sobrepasó la fronteras nacionales, tomando parte en las disputas sobre su autenticidad destacados intelectuales y eclesiásticos. La crítica histórica viene atribuyendo tales invenciones a una élite dirigida por un grupo de moriscos cultos, que después de la primera expulsión y ante la definitiva concibieron esta compleja trama como último y desesperado intento de reconquista ideológica islámica del moderno Reino cristiano de Granada. En contrapartida, el arzobispo de Granada, D. Pedro de Castro, uno de los personajes más influyentes en los reinos hispanos de su tiempo, reconvirtió los hallazgos en baluarte de la Contrarreforma, que canalizó con la fundación de la Abadía del Sacromonte, santuario que custodiaba las reliquias y centro cultual, docente y misionero consagrado a difundir los centros de la religiosidad nacida de los hallazgos.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo