Contenido principal del artículo

  • Laia Quílez Esteve
Laia Quílez Esteve
Vol. 32 Núm. 1 (2017): Memoria Histórica/Transiciones, Memoria Histórica, Páginas 147-174
Recibido: jun 2, 2017 Publicado: jun 2, 2017

Resumen

Antes de que su biograf.a acabara revel.ndose como una impostura, Enric Marco, hasta entonces presidente de la Amical Mauthausen, estaba considerado como uno de los supervivientes que mejor difundía al mundo el sufrimiento de las víctimas de los campos de concentración. Sin embargo, su testimonio se erigía en torno a una autoficción, creada no sólo a partir de documentos de ar- chivo (de historia), sino también a partir de relatos de auténticos supervivientes (de memoria), con los cuales Marco logró dar forma a una nueva identidad y a una posmemoria —a una memoria comunicativa— de gran rédito sociocultural. Partiendo de El impostor (Javier Cercas, 2014) y de Ich bin Enric Marco (Santiago Fillol; Lucas Vermal, 2009), el presente artículo se propone reflexionar sobre el caso Marco y, en última instancia, sobre las luces y sombras de la figura del testigo, las (re)construcciones identitarias, la (pos)memoria y la transmisión y comunicación de lo indecible.

Detalles del artículo