Recepción de trabajos para el Nº. 6: EL CUERPO EDITADO

El cuerpo transita múltiples espacios y se desliza por rendijas imposibles, se erige como instrumento del discurso poético convirtiéndose en territorio inhóspito y nómada incansable donde todo parece ser permeable, transformable y editable.

¿Dónde se sitúa el cuerpo contemporáneo? si tomamos la idea de Zygmunt Bauman de que nos movemos en una sociedad líquida, cabría pensar que el cuerpo es testigo de su propia disolución, entonces, quizás sólo sea factible hablar en términos simbólicos, artísticos o poéticos, desde espacios donde la realidad se transforma, se distorsiona y se reescribe. Los cuerpos se diseminan y crean otros mapas, se apropian de la literatura, de la naturaleza, del espacio urbano y del arte para construir nuevos paradigmas.

En contextos culturales diversos el sujeto expresa sus símbolos a través del cuerpo, la piel se convierte en su principal aliada mutando en imagen y dejándose conquistar por los mensajes subliminales, los tatuajes, las pinturas y las marcas que dan curso a una amplia cartografía sobre la identidad personal y colectiva. Las escrituras de la piel como suelo denominarlas conforman textos corporales plausibles de ser editados, una dramaturgia corpórea que se despliega y expande hacia nuevas transcripciones e interpretaciones.

Es precisamente en este proceso de construcción simbólica cuando el dolor y el placer se constituyen en una parte indisoluble de la corporalidad y en eje de la acción y la performance que sitúan al mercado del arte frente a una de las primeras encrucijadas: ¿cómo preservar y distribuir este tipo de obras? La fotografía y el video editan y proyectan el ritual en un bucle infinito que de alguna manera viene a poner en foco en el ámbito de las artes la complejidad de los relatos y retratos corporales. La mirada establece preferencias, realiza encuadres y edita una de las tantas visiones posibles. La imagen fija siempre produce otras lecturas y connotaciones que en el fondo persiguen un deseo inalcanzable: asir las frágiles y resbaladizas fronteras del cuerpo.

Las imágenes se consumen en su intrínseca volatilidad, invenciones digitales que desde sus redes conforman la antropología visual del mundo actual. Dentro de este entramado el cuerpo actúa como influencer, activa códigos y postula estereotipos creando construcciones ficcionales virales que promueven una piel universal.

El individuo explora distintos terrenos, ejecuta derivas, desaparece en los laberintos virtuales y mediáticos o reaparece en los circuitos artísticos contemporáneos como un objeto de arte exclusivo, un cuerpo que paradójicamente ya no es dueño de sí mismo sino usufructo de cada coleccionista y espacio simbólico que el público re-edita constantemente.

En definitiva, el cuerpo busca vencer su realidad ontológica, rechazar cualquier corsé de género, suscitar otras conexiones y alterar los espacios y los símbolos bajo nuevas poéticas que indefectiblemente se refieran al cuerpo expandido y editado.

Líneas de investigación:

1)   El cuerpo mediático: edito, luego existes.

2)   Escrituras corporales: tatuajes y marcas como cartografía personal y colectiva.

3)   El cuerpo en el punto de mira: encuadres fotográficos e interpretaciones poéticas.

4)   Cuerpos coleccionables: mecanismos de exhibición y comercialización en el mercado del arte contemporáneo.

5)   Construcciones ficcionales en las redes sociales: el cuerpo como influencer.

Envío de originales abierto hasta el día 31 de Octubre 2019.
Los artículos deberán cumplir los requisitos que se marcan en las Normas para Autores, accesibles aquí:



Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported.

ISSN 2387-1733 | E-ISSN 2444-3484 | DEPÓSITO LEGAL GR./437/2015