Hódar Maldonado, Manuel (2011) La Sabiduría de san Juan de la Cruz, Burgos, Editorial Monte Carmelo.

Por Francisco Jiménez Bautista

Instituto Universitario de la Paz y los Conflictos, Universidad de Granada, España.

El nuevo libro del Doctor Manuel Hódar Maldonado que lleva el título: La Sabiduría en san Juan de la Cruz publicado por la Editorial Monte Carmelo. Como indica el mismo autor, el inicio de este libro fue por indicación del grupo sobre “Virtudes Clásicas para la Paz en la Europa Mediterránea” que existe en el Instituto Universitario de la Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada, del que forma parte dicho investigador. Es una profundización y un desarrollo del libro de 2008, que con el título: La paz en San Juan de la Cruz realizó una edición la Universidad de Granada.

La estructura de este libro es una difícil tarea de presentar en unos cuantos folios, la reflexión tan profunda que constituye la sabiduría de este hombre sabio que es Manuel Hódar, y que nos desvela en 337 páginas. Dicho texto consta de ocho capítulos. Comienza con un prólogo de Ana María Schlüter, maestra Zen y termina con un epílogo, a manera de conclusión, y con una relación de la bibliografía utilizada en dicha obra.

El primer capítulo tiene tres apartados. Uno lo dedica a la sabiduría que se desprende de la propia vida de san Juan de la Cruz; en un segundo se detiene en la Biblia, fuente principal de donde bebió el concepto sapiencial; para terminar, presenta algunos de los conceptos que más se repiten en el desarrollo del libro, con la intención de facilitar su comprensión a los lectores que se introducen en dicho tema.

Los demás capítulos están dedicados a la reflexión de todos los textos en los que aparece el concepto de sabiduría en los escritos sanjuanistas. Así, en el segundo se centra en los escritos menores: Poesías, Dichos de luz y Amor y Monte de perfección. En el tercero se ven las enseñanzas sapienciales de los libros primero y tercero de Subida del Monte Carmelo. En el cuarto, las que pertenecen al libro Segundo de Subida. En el quinto estudia las aportaciones de los dos libros de Noche Oscura. En el sexto y séptimo, las del Cántico Espiritual y, para terminar, en el capítulo octavo se detiene en los textos de Llama de Amor Viva.

Nos señala Manuel Hódar que este trabajo está realizado en dos momentos. La labor primera es la más ardua, dedicada a la investigación sobre sus escritos y su vida, buscando un conocimiento, lo más ampliamente posible, del asunto que investiga, evitando así proyectar sus propios intereses. Terminado éste, comienza una segunda tarea, en la que intenta relacionar lo hallado con las necesidades humanas del presente, con el anhelo de favorecer el provecho de los lectores de hoy. Busca, por tanto, unir las luces del pasado y las necesidades del presente, para proyectarnos en el futuro.

El autor nos recomienda que los lectores de este libro dosifiquen la lectura, si quieren sacarle provecho, pues no es un libro que se pueda leer de corrido, ya que casi cada texto tiene argumento propio. Se pasa al texto siguiente si se ha asimilado el presente. Se deja la lectura si se observa que cuesta mantener la atención de dicha lectura.

Sobre el contenido, y el título del libro declara el autor que ha tenido algunas fluctuaciones, hasta llegar al que ahora tiene La Sabiduría en san Juan de la Cruz, al principio pensó llamarlo “el sabor de la vida”. Renunció por parecerle una proyección del sentido etimológico de sabiduría sobre sus enseñanzas. El segundo intento fue titularlo “el sentido de la vida”. Aunque inspirado en sus escritos, había una manipulación de su mensaje. Finalmente le llamó “San Juan de la Cruz y la sabiduría”. Esta vez también renunció, como rechazo de la dualidad que encierra ese enunciado, su persona y sus enseñanzas. El magisterio sanjuanista tiene un principio de comprensión en la unificación. En todo el proceso humano está el hacerse uno, consigo, con los demás, con la creación y con Dios. Uno en el pensar, en el sentir, en el creer y en el vivir.

Las referencias que san Juan de la Cruz hace a la sabiduría son muy frecuentes; pero el contenido conceptual no es muy variado. Escribe de ella de una manera tan simple y esencial, que el lector termina por conectarse consigo mismo, iluminándosele sus necesidades personales, búsquedas y aspiraciones. Esta comunicación tan profunda que consigue con sus lectores a través de sus escritos, es de la misma calidad que la que tuvo con sus oyentes de entonces, pues corresponde a la misión de acompañar a las personas en sus búsquedas profundas y que la ejerció magistralmente durante toda su vida de fraile. Sus escritos nacieron ante la responsabilidad de dar respuesta a las necesidades que le expresaban las personas que acudían a él buscando ayuda. Por esta razón también en esta época, en la que se sabe casi todo, su aportación sapiencial puede ayudar a quienes se abran a este saber.

Para nuestra cultura, el sentido de sabiduría coincide, en gran medida, con el dominio de saberes conceptuales o técnicos. Si el sentido de la sabiduría sanjuanista coincidiera con el que procede de los conocimientos, no tendría mucho sentido el presente trabajo. Ya que no aportaría nada nuevo. Aunque san Juan de la Cruz tiene una clara valoración de los conocimientos y habilidades humanas, le acompaña también la firme seguridad de que existe la sabiduría divina, que influye decisivamente en la vida de cada persona y de toda la creación.

La sabiduría sanjuanista es sabiduría de la existencia y del gozo de vivir. A pesar de las innumerables posibilidades con las que cuenta el ser humano al venir a este mundo y de su inicial libertad para orientarse, si se recoge en sí, encuentra que existe un camino que conducirá el propio y original sentido de su vida.

La sabiduría implica a toda la persona, comprometiéndola en todo el proceso de su madurez. Estamos, por tanto, ante nuestra propia vida como tarea y ante las enseñanzas de la sabiduría que irán iluminando nuestros pasos. El objetivo es aprender a vivir. La sabiduría es para la vida. Es la vida misma. El proceso sanjuanista conduce a la desaparición de la dualidad, llevando a la persona a la unidad total, según el propio ritmo de cada uno.

Cualquiera que estudie a san Juan de la Cruz constata que el sentido religioso y la búsqueda de Dios empapan su vida y todos sus escritos y que éstos están dirigidos principalmente a monjas y frailes. Según su antropología sitúa la presencia de Dios en las profundidades de la persona, haciendo coincidir el camino que se recorre hasta ese lugar interior donde dice que se encuentra Dios, con el que tiene que hacer quien quiera llegar hasta el fondo de sí mismo. El mismo camino que conduce al templo interior de Dios, es el que lleva a la casa sosegada humana. Su testimonio y el método de acceso al centro personal es una ayuda para cualquiera que busque el sentido de su vida dentro de sí. El bien profundamente humano que encierran los escritos de san Juan de la Cruz es provechoso para la vida de cualquiera, en la situación concreta en la que viva. La nota de profundidad que los caracteriza los hace oferta válida para cualquiera que los acoja, si no se deja llevar por el prejuicio de que fueran dirigidos primeramente a religiosos. El anhelo de profundidad y de sentido de la vida une a todo el que recurre a ellos.

En los cuatro siglos y medio que nos separan de san Juan de la Cruz, el conocimiento de la persona que ha alcanzado la Psicología y la Antropología es muy grande. El inconsciente humano está cada vez menos lejano, por estar cada vez más al alcance de cualquier persona comprometida en hallar la raíz de donde nacen sus acciones, armoniosas o desordenadas. Con el recurso de la Psicología, la persona puede llegar más fácilmente al conocimiento de sí mismo, y por lo tanto tiene más a su alcance el logro de su armonía personal. El interior humano, según las categorías sanjuanistas, no coincide con el campo de la Psicología, pues el concepto “interior” no se identifica con el mundo psicológico, ya que lo sitúa más allá de lo que se percibe por los sentidos y potencias. En el interior está “lo que no cabe en el sentido”, sea éste exterior, sea interior.

En resumidas cuentas, bienvenido sea este oportuno libro. Su lectura favorece, por la meditación de cada texto en sus diferentes escritos, la familiaridad con los abundantes y variados matices de las enseñanzas sanjuanistas. Esta es una manera de iniciarse el lector como discípulo en la escuela de interioridad. También es un recurso privilegiado que garantiza tiempos de contacto con lo mejor de nosotros mismos, tan necesitados en estos tiempos que buscamos paz interior.

Refbacks






Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported.

ISSN 1988-7221